Terapia Ocupacional Terapia Ocupacional
Portada

Noticias

Artículos

Opinión

Prensa

Formación

Libros

Asociaciones

Ayudas Técnicas

Enlaces

Foros de opinión

Bolsa de trabajo

E-mail


 
 
 
 
 
 
 
 
 

 ¿Quiere anunciarse en el Portal de Terapia Ocupacional.com?
 

ARTÍCULOS

Sobre el autismo

 La integración y comunicación de los niños autistas puede verse favorecida por el ocio y el tiempo libre, que parecen ser una buena terapia para su reinserción social, según un estudio realizado por la Asociación Antares, que agrupa a familiares de personas discapacitadas con dificultades para la comunicación.
¿Qué hacen unos padres cuyo hijo discapacitado tiene dificultad para integrarse o comunicarse en su entorno? El problema de los niños autistas no es fácil de tratar, no sólo entre los familiares sino también entre los médicos de atención primaria, a los que acuden pequeños afectados por esta patología. 

En este punto destaca la labor realizada por la Asociación Antares, una organización que agrupa a familiares de personas discapacitadas con dificultades para la integración y autistas, que ha elaborado el primer estudio en España sobre la aplicación del tiempo libre y el ocio como forma de reinserción.

Los resultados han sido positivos, y una de las principales conclusiones ratifica el hecho de que tanto el ocio como el tiempo libre son una buena terapia para la reinserción social de niños con problemas de comunicación en su entorno. 
El estudio, que ha analizado a 30 discapacitados y a sus familiares, concluye que el ocio contribuye a favorecer la autonomía personal. Por ello, las vacaciones o actividades realizadas lejos de las familias favorecen el desarrollo de ciertas habilidades de autonomía que dentro del entorno familiar son a veces imposibles de adquirir.

En este sentido, Teresa Cárdenas, secretaria de la Junta Directiva de la asociación y una de las coordinadoras del estudio, señala que "lo que nos distingue de otras organizaciones es que tratamos de realizar las actividades al aire libre, porque con ello queremos generalizar en sus vidas el ocio. Así, se les lleva al cine, a un supermercado, o a una cafetería, pero siempre acompañados de monitores especializados".

Otro de los beneficios que aporta esta metodología es que aumentan las necesidades de relación y de comunicación. Teniendo en cuenta que se trata de personas autistas, que no hablan o con problemas de comunicación, sus relaciones sociales no son en sí mismas motivantes, dado que prefieren la soledad. 

Pero en actividades de ocio, las relaciones en pequeños grupos y la variedad de actividades gratificantes hace que las interacciones sean sencillas y dinámicas, y cargadas de una estimulación constante.

Entorno familiar
Por otro lado, y dentro del entorno familiar, se ha concluido que hay una mejora significativa en el conjunto de las relaciones familiares. "El ocio familiar era antes muy limitado por la baja tolerancia de las personas con discapacidad psíquica a los lugares públicos, pero las terapias basadas en el ocio hacen posible que estas personas aprendan a desenvolverse en entornos normales", según señala uno de los puntos del estudio.

Cárdenas ha destacado que la mayoría de los padres y familiares de estos enfermos han notado una integración mayor y que además pueden ir con ellos a lugares corrientes. Sin embargo, añade que "las mejoras son todavía pequeñas porque estos chicos necesitan muchísmo tiempo para mejorar".

En cuanto a su personalidad, el estudio pone de manifiesto que entre estos enfermos disminuyen los niveles de ansiedad y de estrés emocional que suelen manifestarse con alteraciones de conducta variadas, como autolesiones o rabietas. Por otro lado, un 56 por ciento de los familiares señala que se ha incrementado el tiempo que sus hijos permanecían con otras personas por elección propia. También los padres han confirmado en un 88 por ciento que sus hijos han participado en nuevas actividades de ocio. 

Otro dato que hay que destacar es que el 80 por ciento de los progenitores han percibido que sus hijos buscaban la proximidad a las personas para compartir y mostrar tanto sus sentimientos como sus experiencias. 

Entre la clasificación que se establece para distinguir el grado de discapacidad de los enfermos (ligeros, medios, severos y profundos), Teresa Cárdenas subraya que "esta es una de las pocas asociaciones en las que la mayoría de los afectados pertenece al grupo de discapacitados severos (un 60 por ciento) y algunos profundos (unos cuatro)".
Más información en: 91-376-47-31. 

Un gran esfuerzo
La Asociación Antares nació en 1998 gracias al esfuerzo y la dedicación de seis madres de enfermos discapacitados con problemas de integración. Hoy la forman las familias de 30 personas discapacitadas, que cuentan con la colaboración de 4 especialistas y unos 40 voluntarios. Sin embargo, las ayudas principalmente económicas escasean y por ello se ven imposibilitados a admitir a más enfermos en la organización: "Queremos que los niños estén atendidos por personas especializadas y eso supondría contratar a más gente y por lo tanto una mayor inversión económica", señala Teresa Cárdenas, secretaria de la Junta Directiva. La asociación sigue adelante con las aportaciones de las familias de los afectados, y de distintas donaciones privadas. En el sector público, "la mejor ayuda nos llega de la Junta Municipal de Fuencarral y El Pardo, en Madrid", puntualiza Cárdenas.













 
Noticias y Cursos Artículos Opinión Prensa Formación Libros Asociaciones Ayudas Técnicas Enlaces E-mail Foros Empleo
noticias, cursos, empleo y formación para Terapeutas Ocupacionales

Powered by TELNET SERVICIOS TELEMÁTICOS